Castellanos, Rosario.     Mujer que sabe latín

 

Mujer que Sabe Latín...

1.  La Mujer y su imagen

     A.  La mujer mitificada

La mujer es vista como un mito y como es mitificada, es imposible mirarla claramente, como un ser humano de carne y hueso.  Por esto el hombre no la ve como una igual.  La mujer se convierte en algo imposible de entender, algo maléfico y antagónico.  El mito continúa para volverse una lucha entre dos campos: el hombre, fuerza, potencia, conciencia y acción; la mujer se convierte en “pasividad inmanente, que es inercia,” (p. 10).  Y este es un conflicto en el que el hombre siempre sale de vencedor.

Pero para que alguien sea realmente vencedor, se presupone la destrucción completa del “otro.”  Sin embargo, esto es imposible (por el momento) y por esta razón, según Castellanos, el hombre siempre se va a sentir asediado por la mujer.  Ella lo describe como una paranoia donde el hombre “siente, en cada latido, una amenaza; en cada gesto, una inminencia de fuga; en cada ademán, una tentativa de sublevación,” (p. 10).  Según Castellanos, el hombre mitifica a la mujer porque le teme.  La mujer se convierte en diosa, musa, estatua; pero ¡ojo!  Avisa la autora, sólo “Cuando no se le encierra en el gineceo, en el harén a compartir con sus semejantes el yugo de la esclavitud; cuando no se la confina en el patio de las impuras; cuando no se le marca con el sello de las prostitutas;  cuando no se la doblega con el fardo de la servidumbre; cuando no se la expulse de la congregación religiosa, del ágora política, del aula universitaria,” (p. 10).  A estas mujeres se les censura y oprime para endiosar al ideal de mujer.

     B. La mitificación como instrumento de dominio y esclavitud

Según Castellanos, el amor que el hombre profesa por la mujer es sólo una máscara.  El hombre endiosa a la mujer y la pone sobre un pedestal como a una estatua, no para adorarla, sino para volverla como las estatuas, inmóviles y mudas.

1.  La estética

Concerniendo a la belleza, Castellanos afirma, “No olvidemos, entonces, que la belleza es un ideal que compone y que impone el hombre y que, por extraña coincidencia, corresponde a una serie de requisitos que, al satisfacerse, convierten a la mujer que los encarna en una inválida, si es que no queremos exagerar declarando, de un modo más aproximado a la verdad que en una cosa,” (p. 11)

Para Castellanos, la moda no es mas que un aparato de dominio. 

a.  los pies

Los pies grandes, que sirven para caminar y moverse, vs. Los pies pequeños, como los que vendan en la China, que no sirven para ir a ningún lado y hacen de la mujer una dependiente.

Los zapatos, siempre incómodos.  Todo esto por relegar a la mujer a una situación de dependiente e inmóvil.

                            b.  la obesidad

diseñada a hacer de la mujer una inválida y dependiente, sin mencionar los peligros a la salud.

               c.  la fragilidad/ la flacura

Para las mujeres que no son lo suficientemente flacas o ojeronas, el hombre diseña “fajas asfixiantes,” y toda clase de dietas y pinturas.  La palidez, el desmayo, la fragilidad son aplaudidas.  Sin embargo, tambien sirven para quitarle la libertad a la mujer.

               d.  el maquillaje/ el peinado

                    1. las uñas largas que impiden el trabajo con las manos

                    2. el tiempo que requieren el peinado y maquillaje

3. la imposibilidad de mantener el maquillaje y peinado       ante la interperie.  Esto relega a la mujer a los salones y la casa.

4.  El maquillaje que se desborona cuando la mujer hace una expresión facial.

En el campo estético, “ el hombre no aspira, al través de la belleza, a convertir una estatua en un ser vivo, sino un ser vivo en una estatua,” (p. 13).

2.  La ética

a.  “el hada del hogar” de Virginia Wolf

“es extremadamente comprensiva, tienen un encanto inmenso y carece del menor egoísmo. Descuella en las artes difíciles de la vida familiar.  Se sacrifica cotidianamente.  Si hay pollo para la comida, ella se sirve el muslo.  Se instala en el sitio preciso donde atraviesa una corriente de aire.  En una palabra, esta constituida de tal manera que no tienen nunca un pensamiento o un deseo propio sino que prefiere ceder a los pensamientos y deseos de los demás.  Y, sobre todo- ¿es indispensable decirlo?- el hada del hogar es pura.  Su pureza es considerada como su más alto mérito, sus rubores como su mayor gracia,” (p. 14)

               b.  la pureza: ignorancia de sí misma y su propio cuerpo.

                    1. “The Vagina Monologues”

                    2.  La virginidad

la mujer que investiga su cuerpo y su sexualidad es reprimida y castigada por el aparato social.

                    3. La espera:

La espera es la única actitud socialmente aceptable para la mujer en el campo ético.  Espera “al principio activo y catalizador de los procesos naturales: el hombre” (p. 16). Mientras espera, la mujer es convertida en una entidad útil, la cual es enseñada a sacrificarlo todo por los demás.  Como para “el hada del hogar” el sacrificio se convierte en una virtud femenina. 

                    4.  El matrimonio:

El matrimonio es lo único que convierte el pecado mortal de conocer su sexualidad en un acto lícito.  Por medio del marido, la sociedad permite a la mujer conocerse y conocer su cuerpo.  Lo que la mujer logre a conocer de sí misma depende de la generosidad y experiencia del marido. 

                    5.  La maternidad:

Para Castellanos “ la preñez es una enfermedad cuyo desenlace es siempre catastrófico para quien lo padece,” (p. 17).  El embarazo es incómodo y doloroso y obligan a la mujer a convertirse en dependiente.  Luego, el hijo se convierte en la razón de existencia de la madre.  La mujer tiene que deshacerse del egoísmo para poder entregarle todo su trabajo, atención y esfuerzo a su hijo.

3.  La intelectualidad

La mujer no se educa porque es incapaz, estúpida y ridícula.  Se han escrito volúmenes  sobre el pequeño cerebro de la mujer y las excentricidades de la mente femenina.  Seguiremos con la educación de la mujer en la sección que sigue.

     C. A pesar de todo, la mujer

A pesar de todo los intentos, en todos los campos, “La mujer tiende siempre a ser mujer, a girar en su órbita propia, a regirse de acuerdo con un peculiar, intransformable, irrenunciable sistema de valores.

Con una fuerza que no doblega ninguna coerción; con una terquedad que no lo convence ningún alegato; con una persistencia que no disminuye ante ningún fracaso, la mujer rompe los modelos que la sociedad le propone y le impone para alcanzar su imagen auténtica y consumarse- y consumirse- en ella,” (p. 20). 

Las mujeres como Sor Juana, Hedda Gabbler, Anna Karenina, han llegado a una “situación límite,” donde se escogen a sí mismas por encima de todo el resto.  “Cada una a su manera y en sus circunstancias niega lo convencional, hace estremecerse los cimientos de   lo establecido, para de cabeza las jerarquías y logra la realización de lo auténtico,” (p.21).  Dice que estas mujeres escogieron “hacer trizas esa fácil compostura de las facciones y de las acciones; arrojar la fama para que se hocen los cerdos; afirmarse como instancia suprema por encima de la desgracia, del deprecio y aun de la muerte, tal es la trayectoria desde la soledad mas estricta hasta el total aniquilamiento.

Pero hubo un instante, hubo una decisión, hubo un acto en que la mujer alcanzó a conciliar su conducta con sus apetencias más secretas, con sus estructuras más verdaderas, con su última sustancia.  Y en esa conciliación su existencia se insertó en el punto que le  corresponde en el universo, evidenciándse como necesaria y resplandeciendo de sentido, de expresividad y de hermosura,” (p. 21).  Este es el punto en que la mujer se mira como es, realmente ética, estética e intelectual. 

2.  La Participación de la mujer mexicana en la educación formal

El cristianismo le ha dado a la mujer una igualdad espiritual y en lo que la espera en la muerte, con el hombre.  Pero en la vida terrestre, está completamente sometida al poder del hombre, el jefe de la familia.  Estos jefes de familia han creado un “ideal femenino” que no ha cambiado mucho a través de la historia. 

A.  La mujer fuerte de la Biblia

B.  La matrona romana

C.  La mujer en el medioevo

1.  “Instrucción de la Mujer Cristiana” Juan Luis Vives, “La Perfecta                

Casada” Fray Luis de León.

          2. El ámbito biológico

               a. la menstruación como un embrujo

               b. el embarazo y los hijos: 

Durante el parto, si peligraban las dos vidas, se optaba por la del bebé.  Castellanos formula y contesta la pregunta: “ ¿Y por qué había de darse preferencia a un simple vehículo para la perpetuación de la especie y no a la que tiene más valor: una persona?  Porque es esto, personalidad, lo que aun no ha alcanzado la mujer,” (p. 24).

c.  La mujer es pasiva y está atrapada por la belleza y el

endiosamiento que la oprime.

               d. Las excepciones:

                    1. las prostitutas

                    2. las sublimes ( que son pocas)

          3.  El ámbito moral

La mujer es asignada el papel de guardar el honor del hombre y la familia.  Si ponía en peligro ese honor, se le castigaba hasta con la pena de muerte.  Sin embargo, nunca se les enseñaba el porqué de esa moralidad impuesta por la sociedad.  Simplemente, a la mujer se le hacía ceñirse al ritual de la religión  y la sociedad.  Un ritual y unas convenciones que no entendía .

     D. La mujer en la Colonia

          1.  La Malinche

          2.  La mujer indígena

          3.  La esposa española- como vehículo de reproducción.

     E.  La mujer y su educación

Todas las mujeres han sido consideradas igualmente a travéz de la historia, dice Castellanos. En su posición más legítima, de esposa, no es más que una paridora, perpétuanes  del  linaje del marido.  Según Castellanos, por esta razón no se educan a las mujeres.  “Si acaso se les enseñan los rudimentos del alfabeto, y cuando surge un monstruo como Sor Juana, no habrá  manera ni de clasificarla ni de asimilarla ni de colocarla,” (p.27). 

     F.  México, 1970

Aunque haya un principio de que la educación sea para las mujeres, muchos factores se interponen, especialmente el ipso económico:

1. en la educación

En una familia adinerada no hay discriminación entre quienes deben recibir una educación.  Cuando el dinero es escaso, sin embargo, la familia se sacrifica por el varón; a la mujer se le entrena para casarse.  Esto es especialmente evidente en las Universidades.  La mujer, privada de la educación universitaria a favor de su hermano tiene dos opciones: esperar al príncipe azul o adiestrarse en lo que Castellanos llama las tareas menores: la secretaria, la contadora pública.  Siempre es un trabajo fácil de aprender, que no tiene grandes responsabilidades, no requiere grandes conocimientos y no tiene perspectivas de mejoría.  Aunque se vieran muchas mujeres en las universidades, Castellanos afirma que “ todavía no se ha desarraigado el prejuicio de que de que la mujer que estudia es una mala inversión para el Estado, cuando el Estado es el que costea la educación, y un despilfarro para la familia,” (p.30).  Dice esto porque existe la creencia de que las mujeres abandonan las carreras apenas se enamoran para tomar el papel de esposa y madre.  La excepción el la esposa que trabaja, pero esto siempre trae la humillación, la enemistad y el desprecio del marido.

2. en el trabajo

               a.  Discriminación sexual en la oficina

b. “el conflicto latente o actual entre la potencia intelectiva y las

potencias afectivas de la mujer,” (p. 32).  La mujer se ve forzada a escoger entre su carrera y el amor y la vida familiar.  Si una mujer quiere trabajar, la soltería parece la única opción viable.  Pero no es ni una opción, “Porque no se elige ser soltera como una forma de vida sino que, la expresión ya lo dice, se queda uno soltera, esto es, se acepta pasivamente un destino que los demás nos imponen,” (p. 32).  La soltera, pues, se convierte en el comodín de la familia, la que cuida de los enfermos, la que entrega todo su dinero, en fin, la que vive por los demás.

          3.  ¿vale la pena?

Muchas profesionales se hacen la pregunta.  Y dice Castellanos, no vale la pena que las mujeres se sacrifiquen por un reconocimiento que merecen pero que no es dado. La mayoría de las mujeres, como Sor Juana, que triunfan en los estudios o en la vida profesional no alcanzan el nivel de reconocimiento y libertad que buscan.

          4.  Las costumbres

“la costumbre de una relación sadomasoquística entre el hombre y la mujer en cualquier contacto que establezcan,” (p. 37).  La costumbre del hombre como el macho y la mujer como abnegada, según Castellanos, es algo que requiere la complicidad de la mujer.  Castellanos nos sugiere:  “Ante esto yo sugeriría una campaña: no arremeter contra las costumbres con la espada flamígera de la indignación ni con el trémolo lamentable del llanto sino poner en evidencia lo que tienen de ridículas, de obsoletas, de cursis y de imbéciles.  Les aseguro que tenemos un material inagotable para la risa.  ¡Y necesitamos tanto reír, porque la risa es la forma más inmediatas de la liberación de lo que nos oprime, del distanciamiento de lo que nos aprisiona!” (p. 38).

          5.  La formación de la conciencia

para Castellanos es muy importante el “formar conciencia, despertar el espíritu crítico, difundirlo, contagiarlo.  No aceptar ningún dogma sino hasta ver si es capaz de resistir un buen chiste,” (p.39).

3.  La mujer ante el espejo: cinco autobiografías

La mujer se autorretrata para dar constancia de su vida, de lo que tuvo y lo que no tuvo.

A. Santa Teresa

Su biografía demuestra que “del mayor rigor nace la mayor libertad,” (p. 42).

B. Sor Juana Inés de la Cruz

Su “Respuesta a Sor Filotéa” muestra a una mujer para la que el conocimiento es una necesidad.

C. Virginia Wolf

Una mujer que cuenta con lo que muchas mujeres no contaban: “un cuarto propio,” independencia económica y respeto a su labor como escritora.  Utiliza su oficio para demostrar lo que otras no tienen.

D. Simone de Beauvoir

     Una mujer que se auto construye mediante el lenguaje

E.  Elena Croce

El desasosiego ye inconformidad de la mujer burguesa de la sociedad católico- liberal italiana de 1930.

4.  Natalia Ginzburg: la conciencia del oficio

5.  “Por sus máscaras los conoceréis..” Karen Blixen- Isak Dinensen

6.  Simone Weil: la que permanece en los umbrales

7.  Elsa Triolet: la corriente de la historia

8.  Violette Leduc: la literatura como vía de legitimación

9.  “Bellas Damas sin piedad”

10.  Virginia Wolf y el “vicio impune”

11.  Ivy-Compton-Burnett: la nostalgia del infierno

12.  Doris Lessing: una mirada inquisitiva

13.  Penélope Gilliat: la renuncia a la seducción

14.  Lillian Hellman: el don de la amistad

15. Eudora Welty: el reino de la gravedad

16.  El catolicismo precoz de Mary McCarthy

17.  Fannery o’Connor: pasión y lucidez

18.  Betty Friedan: análisis y praxis

19.  Noche oscura del alma 1970

20.  Clarice Lispector: la memoria ancestral

21.  Mercedes Rodoreda:  el sentimiento de la vida

22.  Corín Tellado: un caso típico

23.  Maria Luisa Bombal y los arquetipos femeninos

24.  Silvina Ocampo y el “mas acá”

25.  Ulalume y el duende

26.  La mujer mexicana del siglo XIX

     La marquesa Calderón de la Barca

27.  Maria Luisa Mendoza: el lenguaje como instrumento de dominio

28.  El niño y la muerte

La relación del mexicano con la muerte es especial, pero no es innata, es algo que se le inculca desde la niñez.  El niño aprende a tomar a la muerte como un juego y a formar una relación especial con ella.  La muerte se vuelve entonces un motivo de risa.

29.  Notas al margen: el lenguaje como instrumento de dominio

     A. El castellano en América: instrumento de poder

Se dice que el español trajo a América la ventaja de sustituir las tantas lenguas precolombinas por un solo lenguaje que hacía más fácil la comunicación.  Sin embargo, el uso del lenguaje se convirtió en un instrumento de discriminación contra aquel que no lo dominaba completamente y a la perfección. 

     B.  El lenguaje, posibilidad de liberación

Castellanos quiere crear un nuevo lenguaje que le de liberación al oprimido.  Dice que nuestro lenguaje ha sido utilizado tanto que las palabras han perdido el significado nítido y exacto de las cosas.  Las palabras tienen poder cuando son exactas y dicen precisamente lo que se quiere decir.  Por medio de la palabra está la liberación,  “El sentido de la palabra es su destinatario: el otro que escucha, que entiende, y que, cuando responde, convierte a su interlocutor  en el que escucha y el que entiende, estableciendo así la relación del diálogo que solo es posible entre quienes se consideran y se tratan como iguales y que sólo es fructífero entre quienes se quieren libres,” (p. 175).

30.  Notas al margen: nunca en pantuflas

Castellanos se pregunta sobre la utilidad de la literatura de denuncia.  Si esta literatura se hace “en pantuflas,” es decir, cómodamente desde su taller de escritor, no es útil.  El escritor debe salir al área pública para defender sus ideas y tratar de convencer a su audiencia.  Si no está listo para hacer esto, la literatura producida se convierte en una anécdota más, que nos satisface nuestro hambre por el horror, pero que no nos incita a pensar, a cuestionar, a actuar.

31.  Lecturas tempranas

Castellanos se pregunta por que empezó a leer.  Dice que empieza  por mera curiosidad, por saber.  Luego lee y cuestiona.

32.  Escrituras tempranas

Dice Castellanos que empieza a escribir como forma de liberación.  Los problemas se le hacen menos cuando los pone sobre papel.  Experimenta con sonidos, letras y luego con palabras.  Cuenta que cuando publica algo, lo siente completamente ajeno.  No puede creer que lo ha escrito.  Siente indiferencia ante la crítica pues no siente su obra, como muchos, como un hijo.  Lo siente mas bien como una enfermedad, y dice que se cura cuando lo ha publicado.

33.  Traduciendo a Claudel

     Notas sobre la traducción, la práctica  y el lenguaje.

34.  Si “poesía no eres tú” entonces ¿Qué?

Empieza con la pregunta “ ¿Justificar un libro?” (p. 197), pero termina justificándolo hasta llegar a explicar su educación.  Sin embargo, al final se ríe de sí misma y de aquellos que la toman mas seriamente de lo que ella se toma a sí misma.

35.  La angustia de elegir

¿Cuáles son las 10 obras que te llevarías si fueras un naufrago en una isla desierta?